Category: Derechos Humanos

Ucrania, ¿próxima gran guerra entre Rusia y la OTAN?

Por Ricardo Angoso, 25 Agosto 2016 1:26

La guerra de Ucrania, la cuestión de Crimea y la ignorancia europea con respecto a Rusia

La guerra de Ucrania, que puede volver a recrudecerse y cuya solución política está todavía muy lejos de producirse, vuelve a situarnos en una suerte de nueva Guerra Fría cuyo desenlace, en el corto o en el lago plazo, puede concluir en escenarios muy adversos para toda Europa. Los Estados Unidos siguen conduciendo el mundo guiados por esa decimonónica idea de que solamente a esta superpotencia le corresponde la supremacía global y que Rusia, al defender su presencia en su antigua órbita de influencia geográfica, desde Europa del Este hasta Asia, sigue siendo un adversario a batir y combatir allá donde sus intereses colisionen.

Ucrania no ha sido el primer escenario donde los Estados Unidos y Rusia han chocado por la descarada tendencia de la administración norteamericana en intervenir -dicho vulgarmente: meter los hocicos- y condicionar las políticas de los antiguos Estados antaño aliados o socios de la extinta Unión Soviética. Destruyeron Yugoslavia, con la ayuda de Alemania y otros países, para dejar una región repleta de pequeños Estados dominables, endebles y sumisos, donde ya cuentan con bases militares y apoyos sólidos sin fisuras en Albania, Croacia y Kosovo.

Paralelamente a sus nunca ocultados movimientos en los Balcanes, ayuda a los terroristas albaneses del Ejército de Liberación de Kosovo (UCK) por medio,  le dieron luz verde a Moldavia para que intentara ocupar Transnistria, que era la base militar del XIV ejército ruso, y desataron una cruenta guerra con varios miles de muertos, desplazados y refugiados. Hoy Transnistria sigue siendo de facto parte de Rusia y toda su economía depende de Moscú. Moldavia fue derrotada.

En fechas más recientes, como el año 2008, animaron al intrépido y aprendiz de cowboy presidente de Georgia, Mijeíl Saakashvili, para que intentara tomar militarmente los enclaves autónomos de Abjasia y Osetia del Sur. Aquella operación militar chapucera y poco programada, que contó con el apoyo logístico de Washington y la cobertura de los satélites norteamericanos, estaba destinada a ser un paseo militar que se coronase con una gran victoria de los georgianos, pero acabó en una gran derrota, una intervención de las tropas rusas que si hubieran querido podían haber ocupado la capital, Tiflis, y en el reconocimiento de los dos enclaves ‘liberados’ por Moscú.

UNA ESTRATEGIA CONTRA RUSIA DE GEORGIA A UCRANIA

Pero está claro que nadie aprendió nada de aquella lección y los norteamericanos estaban dispuestos a pasar la línea roja, que en este caso era Ucrania, el patio trasero de Moscú y el país más vulnerable étnicamente para que se diera un conflicto en clave política entre Rusia y los Estados Unidos. La Unión Europea (UE) y los Estados Unidos apoyaron el golpe de Estado contra el electo Viktor Yanukóvich, en febrero del 2014.

La campaña de acoso político, mediático y militar,financiada por los Estados Unidos contra Yanukóvich, considerado un aliado de Moscú, se acabó infiltrando en el movimiento cívico Maidán y acabó desestabilizando el país, utilizando la violencia y todos los medios a su alcance, hasta hacer caer el gobierno y provocar la creación de un gobierno de ‘unidad nacional’, en el que por cierto había hasta grupos de carácter fascista y nazi. El ejecutivo era un traje a la media para Ucrania de la satisfacción de Bruselas y Washington, que en su diseño estratégico siempre habían visto con satisfacción la futura inclusión de Ucrania en la UE y la OTAN.

Pero, por esta vez, los cálculos salieron errados y, en lugar de una gran victoria, como la esperada en Georgia, nos encontramos con que se consumó la anexión de Crimea y comenzó la guerra de Ucrania. Crimea siempre fue rusa hasta que, en 1954, el máximo líder soviético, Nikita Jrhuschov, se la entregó a Ucrania sin tener en cuenta consideraciones étnicas, políticas o históricas. Rusia se la había anexionado definitivamente en 1783 y durante toda la primera época soviética (1917-1954) perteneció a esta nación, que por cierto tenía en la ciudad de Sebastopol la Flota del Mar Negro.

Según el censo de 2001, de los casi dos millones de habitantes de Crimea el 58% es étnicamente ruso y solamente el 24% ucraniano, perteneciendo el resto a otras etnias, como los tártaros que regresaron desde Siberia tras las deportaciones ordenadas por Stalin. En marzo del 2014, una vez asentado en Kiev un gobierno inequívocamente contrario a los intereses rusos, se celebra en Crimea una consulta  independentista que avala esta opción con más del 96% de los votos a favor de la misma, para, a renglón seguido, el parlamento de Crimea aprobarla por 61 votos a favor sobre 64 parlamentarios presentes. Luego, el gobierno autónomo de Crimea solicita su integración en Rusia y, siguiendo con un guión previamente establecido, Rusia se anexiona este territorio. Por cierto, ¿no recuerda en mucho los sucedido a lo ocurrido en Kosovo en el año 2008?

Así las cosas, Crimea fue separada de Ucrania quizá para siempre, mientras las tensiones comenzaron a crecer en las regiones donde vivía la minoría rusa, que era mayoría en el Donbass y el Donetsk y en otras partes. Muy pronto, con la ayuda y el apoyo político de Moscú, se constituyeron unos gobiernos autónomos que rechazaban la tutela de Kiev y demandaban importantes competencias frente al gobierno central. Sin embargo, la cercanía de estos territorios a Rusia y los nunca ocultados de seguir los pasos de Crimea por parte de las autoridades autónomas elevaron la tensión. Pero también hubo una clara responsabilidad ucraniana al invocar solamente la salida militar como única respuesta al desafío, usando una fuerza desmedida para doblegar a los rebeldes y llegando a bombardear a las poblaciones civiles rusas.

Luego la UE y los Estados Unidos, desconociendo lo que estaba pasando e intentando un diálogo de imposibles entre los contendientes, puso de su parte para que la crisis se agravara, Rusia se sintiera traicionada nuevamente en su antigua área de influencia geográfica y viera como un nuevo cordón de seguridad de la OTAN trataba de extenderse hasta sus fronteras con Ucrania. Incluso la OTAN llegó a invitar a Kiev, en un craso error, a la cumbre de Varsovia. Europa no puede seguir humillando a Rusia y desconociendo la realidad sobre el terreno; la sumisión y fidelidad a los Estados Unidos debe tener un límite y se deben atender los intereses políticos de los europeos antes de seguir obedientemente las consignas de los halcones de Washington. Es hora de cambiar, de lo contrario caeremos en el abismo de la guerra y el caos.

¿Se puede ser más necio que Nicolás Maduro?

Por Ricardo Angoso, 23 Agosto 2016 14:01

Jesús Peñalver: Niño de pecho

20 de agosto de 2016

Maduro y Erdogan


El que preside en mala hora la República, en la fatídica continuación de la peste que instauró el milico megalómano y golpista Chávez, lanzó tal advertencia a la oposición política del país, haciendo alusión a las recientes acciones acometidas por su homólogo de Turquía, Tayyip Erdogan.
No es poca cosa tal despropósito, si vemos como siguen inventando golpes, invasiones y magnicidios, los mismos que pontificaban sobre la salud del enfermo terminal más sano del mundo.

Como se sabe y lo hemos dicho, ni héroe ni mártir, Nicolast Maduro es un títere dejado allí por el muerto golpista, con la anuencia de la siniestra dupla cubana. 

Así como el milico golpista fue un enemigo de la democracia, pésimo administrador, un militarista desquiciado que acabó fragmentando con su odio a toda una sociedad, hoy quien ocupa desgraciadamente su lugar ha seguido en su afán por destruir lo que nos queda de país.

Mientras tanto, los otros poderes encargados de controlarlo, permanecen en la complicidad del silencio, o le rezan a aquel cuyo poder tuvo un origen democrático, y en su ejercicio se volvió un dictador.

Comparar al muerto Chávez con Maduro, para exculpar de algún modo al difunto, es una barrabasada, otra torpeza.

Es evidente que en manos del usurpador sigue reunida la suma del poder público, a excepción de la Asamblea Nacional, y a cada instante demuestra ser otro enemigo declarado de los DD. HH, que criminaliza a los defensores de estos y sigue judicializando la protesta social pacífica, al tiempo que persigue penalmente a los disidentes políticos. 

Así como el muerto Chávez fue tan grosero, que hasta sus apuros intestinales los describía en cadena nacional, y ofrecía “dar lo suyo” a su mujer de entonces, hoy el aposentado en Miraflores no escatima en insultar, dando muestras de su ignorancia e ineficiencia en el mando. Porque aquí no se gobierna, se manda. Y por si fuera poco, ahora nos amenaza de muerte. 

La barbarie prefiere espejos complacientes, y no el de la madrastra que le diga la verdad sobre sus fechorías y fealdades. Vivimos una terrible realidad, la padecemos.

Maduro y Erdogan 2El sufrimiento es una miseria y exaltarlo una perversión más. Sufrir es malo en sí mismo y punto. En eso incurre el chavismo desgraciado, incapaz de entender lo detestable, la vergüenza que es decir que “aquí nadie hace cola, la gente se organiza en grupo para salir a comprar”. 

El pueblo no manda haciendo colas y muriendo de mengua en los hospitales. Tampoco haciendo cambalache de medicinas, exponiéndose en colas por un paquete de harina o pote de leche y pariendo por medicamentos. 

Maduro y el hambre
La peste se burla de toda convención del derecho, despoja de su propiedad a innúmeros ciudadanos honestos, nos insulta y nos escarnece en sus deleznables y obligadas cadenas nacionales de radio y TV, y sigue enajenando nuestra soberanía a los designios de la oprobiosa dictadura cubana.


Ni malo ni pésimo, el de Chávez ha sido el peor gobierno de nuestra historia republicana, y la barbarie le pisa las patas, no para lavarlas.

Espero estar vivo el uno de septiembre, y pasar la prueba de esa jornada pacífica y democrática.


Jesús Peñalver foto de jiulio 2015
Jesús Peñalver
es abogado
Columnista de Opinión
penalver15@gmail.com / @jpenalver

Ucrania, pieza clave en las relaciones entre Europa y Rusia

Por Ricardo Angoso, 20 Agosto 2016 16:26

Frente al fracaso de EE.UU y la UE en Europa del Este , Rusia mantiene hegemonía en Ucrania

RICARDO ANGOSO

LA PAZ DE UCRANIA PASA POR MOSCÚ

por Ricardo Angoso

rangoso@iniciativaradical.org

@ricardoangoso

La estrategia norteamericana desplegada en los últimos veinticinco años destinada a dejar fuera de su antigua órbita de influencia a Rusia parece que está llegando a su fin y condenada al más rotundo de los fracasos. Esta política, seguida de una forma escrupulosa y sin andarse por las ramas por los dos Bush, Bill Clinton e incluso Obama, trataba de frenar la influencia rusa en Europa del Este, los Balcanes, Asia Central, Oriente Medio y el Cáucaso.

La primera fase de este proceso de anulación del poder ruso fue exitosa, en tanto y cuanto en un corto periodo de tiempo todos los antiguos países excomunistas, desde Polonia hasta Albania, se adhirieron a la OTAN, entre 1999 y el 2009. Muchos de estos países ya participaban en la Unión Europea como socios de pleno derecho, acentuando aún más la soledad rusa y mostrando a las claras el anhelo de las instituciones euroatlánticas por extenderse hasta los que fueron los dominios de Moscú en tiempos recientes. Se consumaba un cordón de seguridad, al que se le venían a unir los tres países bálticos -Lituania, Letonia y Estonia-, “rodeando” a Rusia y tan sólo Bielorrusia, Ucrania y Moldavia quedaban fuera de la OTAN y la UE. Pero Washington iba ir más allá en esta estrategia y también se iba a saltar esa línea roja establecida por Moscú.

Luego llegó la expansión hacia los Balcanes. La OTAN admitió como socios a Albania, en el año 2009, y más tarde, para gran disgusto de Rusia que veía como uno de sus supuestos amigos entraba también en la Alianza Atlántica, a Montenegro, en el 2016. En los Balcanes se cerraba así toda una campaña de humillaciones, descarada intervención norteamericana a través de la OTAN y vulneración del derecho internacional que comenzó con la crisis de Bosnia y Herzegovina.

KOSOVO, CLARA VIOLACIÓN DEL DERECHO INTERNACIONAL

Pero si lo de Bosnia y Herzegovina fue una carrera de mentiras, manipulaciones y burdas invenciones para justificar la intervención de la OTAN y derrotar política y militarmente a Serbia, lo de Kosovo fue un sainete insultante. Comenzó con la creación de un grupo terrorista, el Ejército de Liberación de Kosovo (UCK), financiado, armado, entrenado e informado vía satélite de los objetivos serbios por los Estados Unidos. También Alemania y el Reino Unido apoyaron a este grupo de una forma u otra.

El UCK era organización formada por albaneses de Kosovo que pretendía la independencia de esta región en manos serbias y que entre sus objetivos tenía a civiles, militares, policías y todos aquellos serbios que estaban en este territorio emblemático. Washington, en plena búsqueda de una solución política entre Belgrado y el UCK, impidió cualquier posibilidad de acuerdo, forzó la intervención de la OTAN, bombardeó sin escrúpulos Serbia e impuso un protectorado internacional este territorio. Querían la guerra a toda costa, no les importaba nada más que la victoria de los terroristas del UCK.

Después los Estados Unidos, junto con sus aliados contra Serbia, Alemania, Francia, el Reino Unido y el Vaticano, prepararon el camino para la independencia de Kosovo. Contra todas las elementales normas del derecho internacional, incluyendo aquí las resoluciones de las Naciones Unidas aprobadas al efecto, los Acuerdos de Helsinki y las condiciones firmadas con Belgrado, Kosovo se independiza de Serbia en el año 2008, para a renglón seguido recibir el reconocimiento norteamericano y europeo. Si lo de Crimea fue una anexión ilegal, ¿qué fue la independencia de Kosovo? Un acto contrario al derecho internacional y la amputación a Serbia de uno de sus territorios históricos sin ninguna compensación. En el camino para lograr este objetivo, los Estados Unidos y la UE hicieron la vista gorda ante los miles de serbios asesinados, expulsados de sus casas, torturados, despojados de sus propiedades y casas y tratados  bastante peor que los musulmanes de Bosnia y los Albaneses de Kosovo. No eran sus víctimas, eran invisibles para la comunidad internacional, y los medios tampoco hablaron de este genocidio silenciado.

Esta misma estrategia, que fue definida y redactada por el político norteamericano Paul Wolfowitz, en 1992, defiende la supremacía global de los Estados Unidos y su liderazgo indiscutible en el mundo occidental.  La más conocida como Doctrina Wolfowitz percibe a Rusia, junto con sus aliados, como un peligro para consolidar el poder norteamericano en el mundo, de tal forma que se justifican todo tipo de excesos y violaciones de los derechos humanos en aras de conseguir sus objetivos políticos. Así lo han hecho en Asia Central y en Oriente Medio. Incluso enviaron a Georgia, en el año 2008, a una carnicería contra Rusia de la que salió maltrecha militarmente y perdiendo, quizá para siempre, los territorios de Abjasia y Osetia del Sur.

En este contexto se inscribe el golpe de Estado de Ucrania en el 2014, cuando fue depuesto el presidente electo Viktor Yanukóvich y entregado el poder a un gobierno de corte supuestamente “europeísta” en donde se integraban hasta grupos fascistas ucranianos. Lo que parecía una revuelta popular, en defensa de la democracia, enmascaraba una trama golpista que aupaba al poder a un grupo de oligarcas y políticos cercanos a los intereses de los Estados Unidos y algunos miembros de la UE.

Pero esta vez Estados Unidos había ido demasiado lejos, había pasado una de las líneas rojas, y Moscú, como era lógico, no se iba a quedar de brazos cruzados. Promovió la independencia de Crimea, siguiendo el mismo guión que los Estados Unidos en Kosovo, y después, una vez aprobada en una consulta celebrada a toda prisa, se anexionó este territorio que le había sido regalado a Ucrania por Nikita Jrushchov en 1954. Muy pronto los ucranianos comprendieron que la suerte de esta estratégica península, donde no casualmente se encontraba la Flota del Mar Negro rusa en Sebastopol, era ya una causa pedida.

Además, la identidad nacional ucraniana era algo muy discutible y el país estaba claramente fracturado entre rusos y ucranianos. Muy pronto, las regiones pobladas mayoritariamente por rusos, en la misma frontera con Rusia, comenzaron su propia andadura, improvisaron unas milicias -con la clara ayuda de Moscú, claro- y rompieron con Ucrania. Había comenzado la guerra civil ucraniana, para gran disgusto de los estrategas norteamericanos y los gobiernos europeos que apoyaban la estrategia de Washington. Dos de esas regiones, el Donbass y Donetsk, quedaron fuera del control ucraniano y mantuvieron sus posiciones hasta el día de hoy, logrando importantes éxitos sobre el terreno y causando duros reveses al paupérrimo ejército ucraniano.

Ahora, con las tensiones en alza, no hay otro camino que negociar y buscar una solución política. Pero, si de veras se quiere avanzar en ese camino, en esa negociaciones, no debe faltar Moscú en la mesa y habrá que hacer concesiones a la importante minoría rusa de esta región, que es mayoría en muchas provincias. Si los Estados Unidos y la UE no han entendido el mensaje, en el sentido de que Rusia va a seguir jugando un papel determinante en esta parte del mundo, el destino de la paz mundial puede estar jugándose en Ucrania. Por cosas más pequeñas, como Serbia o el corredor de Danzig, comenzaron la primera y la segunda guerra mundial, respectivamente, y por ahora el fuego no ha hecho más que comenzar. Atentos.


Venezuela, una bomba de relojería

Por Ricardo Angoso, 19 Agosto 2016 19:25

Viernes, 19 de agosto de 2016

The New York Times: “Venezuela es una bomba de tiempo”

16 de agosto de 2016

New York Times Venezuela Bomba de Tiempo


El periódico norteamericano asegura en su publicación que la crítica situación de la nación caribeña podría llevarla a un “inminente choque” social

New York Times Editorial 15 08 2016En su edición del pasado  lunes, el diario norteamericano The New York Times publicó un duro editorial en el que hace referencia al grave momento que atraviesa Venezuela. En el artículo, considera al país sudamericano de ser un “autoritario Estado paria”, sumido en una crisis que lo convierte en la más “urgente bomba de tiempo”.

“Inminente choque en Venezuela”, es el título que eligió el periódico neoyorquino para resumir el estado del país.

El editorial señala que el país petrolero “debe ser llamado por lo que es: un corrupto y autoritario Estado paria que se ha convertido en la más urgente bomba de tiempo del hemisferio”.

The New York Times concentró el editorial en el anuncio realizado la semana pasada por las autoridades electorales chavistas, quienes dieron señales de que el referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro no se realizará este año, como exige la oposición.

“Difícilmente fue una sorpresa, pero pone a Venezuela en una peligrosa -y evitable- ruta de colisión”, indica el diario.

Si Maduro es revocado antes del 10 de enero de 2017 se debe llamar a elecciones, pero si eso ocurre después, su vicepresidente, Aristóbulo Isturiz, completará los dos años restantes de mandato.

El diario también reparó en la severa situación económica, criticando a Maduro por no reconocer la “necesidad de un cambio dramático” y “seguir culpando la destrucción del país en una conspiración entre Estados Unidos y la oposición.

Venezuela situación crítica
La crisis, empeorada por la caída de los precios del crudo, tiene a los venezolanos haciendo filas por horas para conseguir alimentos y padeciendo una estratosférica inflación que cerrará este año en 720%, según estimaciones del FMI.

“Evitar una confrontación entre el gobierno venezolano y aquellos que buscan sacar a Maduro, que bien podría tornarse violenta, requerirá el apoyo internacional a ciudadanos ordinarios que luchan por derrocar a un líder despótico”, añadió el diario.

Pero hasta ahora los líderes en la región solo han ofrecido “lugares comunes, llamando al diálogo y el respeto de los derechos humanos”, apuntó.



Una Nota Informativa desde nuestra Mesa de Redacción

Fuente: Agencias / New York Times



Vladimir Putin domina la escena internacional, mientras Europa pierde peso

Por Ricardo Angoso, 18 Agosto 2016 16:54

El exitoso regreso de Rusia a la escena internacional

Además, por ahora, todo le sonríe a Vladimir Putin. Su principal enemigo en la UE, el Reino Unido, ha votado recientemente a favor del Brexit, con lo cual es de suponer que en un futuro se suavizarán las sanciones contra Moscú, y toda la oleada ultra del continente, desde Marine Le Pen en Francia hasta Silvio Berlusconi en Italia, simpatizan con el presidente Putin. También en Estados Unidos, en plena campaña electoral para elegir el próximo inquilino de la Casa Blanca, las cosas le pintan a bien a Putin, pues el candidato de los republicanos, el circense Donald Trump, no oculta sus simpatías por el actual poder ruso y aprueba de una forma rotunda sus formas de hacer de política y sus demostraciones de fuerza, para gran enfado de los demócratas y muchos republicanos.

Rusia vive en uno de sus mejores momentos en la escena internacional. A pesar de que la OTAN está armando sus batallones de defensa en los países bálticos y ya se han desplegado los famosos escudos antimisiles en Bulgaria y Rumania, para gran enojo de Rusia, tres importantes aliados de los Estados Unidos en la OTAN se muestran cada vez más condescendientes hacia Moscú y claros partidarios de un acercamiento de la Alianza Atlántica hacia el gigante eurasiático. Se trata de Grecia, Hungría y Turquía, tres naciones que en un futuro pueden jugar un papel de “puente” entre la OTAN y Rusia, aunque en el caso turco hay más de oportunismo que de apuesta estratégica en su acercamiento a Putin.

CAMBIOS ESTRATÉGICOS SIGNIFICATIVOS PARA EUROPA, ASIA Y EL CÁUCASO

Para Europa, la presión a la que somete Rusia a Ucrania se hace cada vez más presente y requerirá de respuestas en un futuro cercano. La anexión de Crimea y la amenaza territorial a Kiev a través de las regiones del Este segregadas con la ayuda de Rusia a los ucranianos, junto con una serie de provocaciones rusas en la “frontera” entre la península anexionada y Ucrania, han vuelto a elevar la tensión entre las partes y casi todas las iniciativas internacionales, tras la negativa de Rusia a sentarse con las autoridades de Kiev, parecen condenadas al fracaso. Sin Putin no hay solución a la crisis ucraniana.

Putin se está comportando en la crisis con Ucrania como Hitler, inventándose supuestos incidentes fronterizos de “terroristas ucranianos” que intentarían cruzar hacia Crimea para cometer actos violentos y desestabilizar a la nueva colonia rusa. Su actuación solo tiene parangón con las invenciones alemanas previas al ataque militar a Polonia. Los nazis, en agosto de 1939, apenas unos días antes de la ocupación de toda Polonia, intentaron hacer creer al mundo que los polacos estaban invadiendo Alemania; disfrazaron a unos soldados alemanes con uniformes polacos y prepararon una farsa destinada a engañar a la comunidad internacional y justificar su posterior agresión. Evidentemente, dadas las experiencias y los engaños de Hitler a los dirigentes europeos de la época, nadie creyó a Alemania y comenzó la Segunda Guerra Mundial.

Putin desea una Ucrania débil, inestable, a merced de sus influencias, tullida territorialmente -algo que ya ha conseguido- y alejada de la UE y la OTAN. Intenta evitar a toda costa lo que pasó con la antigua Europa comunista y los países bálticos, que una vez liberados de la tutela soviética pasaron a engrosar la lista de miembros de la Alianza Atlántica en estrecha ligazón con los Estados Unidos. No cabe duda de que Ucrania es una línea roja desplegada por Moscú y que, por ahora, Putin tiene todo ganar en esa afrenta, mientras que Europa todo que perder.

Luego está Asia, donde Rusia se mueve lentamente pero sin pausa. El reciente acercamiento de Rusia a China, uno más en la larga lista de encuentros y desencuentros históricos entre las dos naciones, busca romper el aislamiento de Moscú, encontrar nuevos socios comerciales distintos a los que hasta ahora habían sido los tradicionales, como los europeos, y posicionarse como un actor de peso en una región donde los Estados Unidos tuvieron un rol determinante y numerosos intereses estratégicos, comerciales y políticos todavía.

Finalmente, también se detectan cambios en el Cáucaso y en las relaciones con Irán. La reciente cumbre entre Rusia, Irán y Azerbayán en la capital de este último país, Bakú, hacen presagiar grandes cambios. Aparte de intereses económicos y comerciales, Rusia buscar ahora mejorar sus relaciones con los países del Cáucaso, algo que ya ha conseguido en cierta medida con Georgia, pese a que tropas rusas siguen ocupando los enclaves de Osetia del Sur y Abjasia, y trata de hacer lo mismo con Azerbayán, país con quien mantenía ciertas tensiones a raíz del apoyo ruso a Armenia en el contencioso de Naogorno Karabah.

Al parecer, Rusia, contra todo pronóstico, presionará a Armenia para que devuelva a Azerbayán los 7.000 kilómetros de territorio azerí que ocupa desde los años noventa, cuando comenzó la guerra de Nagorno Karabah, y busca una solución política a este contencioso que dura ya un cuarto de siglo. ¿Qué podrá  hacer la hasta ahora fiel aliada de Moscú, Armenia? Pues más bien poco y, seguramente, si la presión es intensa, tendrá que acceder a esa pretensión. El margen de maniobra es poco; la dependencia frente al gigante ruso, muy grande. Sobre todo en armas y en apoyo político en una región donde a Armenia le sobran enemigos y le faltan amigos. Veremos qué pasa.

Coronel Plazas: absolutamente inocente

Por Ricardo Angoso, 17 Agosto 2016 1:48

De nuevo un testigo fantasma

Por Eduardo Mackenzie

15 de agosto de 2016

La revista Semana ya se equivocó una vez, en materia grave, respecto del Coronel (r.) Alfonso Plazas Vega. Ahora vuelve a esa insana obsesión, sin reconocer sus errores, sin respetar la cosa juzgada y, sobre todo, sin hacer la necesaria investigación periodística al respecto.

El 11 de agosto pasado, esa revista publicó un curioso artículo sin firma donde insinúa que hay por ahí un “testigo” que “vuelve a señalar a Plazas Vega en el caso del Palacio” de Justicia, de Bogotá. Según Semana, el tal “testigo”, quien estuvo callado como una carpa durante 30 años, decidió sacar ahora de sus “recuerdos” lo que él dice haber vivido en el palacio de justicia.

En ninguna parte el artículo anónimo de Semana admite que el coronel Plazas fue absuelto de cargos y puesto en libertad el 16 de diciembre de 2015,  tras un tremendo combate judicial que duró más de ochos años, al final del cual el Coronel Plazas, su abogado, la Procuraduría General de la Nación, varios periodistas de investigación y hasta los magistrados de última instancia demostraron que el vencedor de los terroristas del M-19 que asaltaron e incendiaron el palacio de justicia, el 6 y 7 de noviembre de 1985, era totalmente inocente.

La revista finge ignorar todo eso y hasta olvida los términos mismos de ese acto jurídico, al presentar esa absolución no como una sentencia de la CSJ sino como una simple “determinación” de ésta. Eso para ocultar, quizás, el hecho de que los acusadores del Coronel Plazas fueron vencidos judicialmente en toda la línea y de manera definitiva.

La revista de Alejandro Santos Rubino, hijo de Enrique y sobrino del presidente Juan Manuel Santos, afirma que el nuevo “testigo”,  “contradice la tesis de que Plazas Vega no estuvo en el segundo piso de la Casa del Florero”, extremo que ha sido plenamente rechazado en la sentencia final y en el salvamento de voto del magistrado Hermens Darío Lara Acuña, de 257 páginas. La misma ex fiscal Ángela María Buitrago fue incapaz de respaldar ese punto con un testimonio fidedigno. La revista insinúa, sin embargo, que el Coronel Plazas sería el responsable de los interrogatorios y las “torturas a civiles que se produjeron tras la recuperación del Palacio de Justicia”. Nótese que el supuesto “testigo” recién aparecido no acusa al Coronel Plazas de haber “desaparecido” personas, durante los hechos del palacio de justicia, como pretendía la fiscal Buitrago. Esta vez, el tiro de cañón es redireccionado para ver si la intriga seduce a otra fiscal y vuelve a producir efectos. La acusación sería, pues, por otro delito (‘torturas a civiles”) que, según ellos, no habrían sido juzgados hasta ahora.

Se ve pues que alguien trabaja con determinación en la fabricación de una nueva impostura judicial.

Lo más curioso es que el nombre del supuesto “testigo” es ocultado por Semana.  Esta dice que “se reserva” ese nombre “para no comprometer la seguridad del declarante”. Ese pretexto es cuestionable. Si ese “testigo” está en peligro por lanzar lo que dice, tal anonimato aumenta su riesgo,  no es lo contrario. Por otra parte, por ética y deontología periodística Semana debe informar en forma completa acerca de ese “testimonio” sorpresivo, sin escamotear lo esencial, el nombre del declarante. Aquí no vale el argumento de la reserva del sumario. Si la Fiscalía está obligada a respetar la reserva del sumario, esa obligación no incumbe a los particulares, a la prensa, en ese caso. Si Semana obtuvo una declaración no puede haberla recibido de un fantasma, de alguien que no da su nombre. Si la recibió directa o indirectamente de la Fiscalía, la Fiscalía violó  la reserva del sumario, al contar esa historia sin la presencia del abogado de la persona afectada por el lanzamiento de esa acusación pública.

Semana no puede jugar como si fuera un instrumento orgánico de la Fiscalía y jugar, al mismo tiempo, como si fuera un órgano de prensa independiente. Semana debe escoger entre ser lo uno o lo otro. La prensa tiene sus reglas propias y no puede convertirse en el brazo informativo y mediáticamente punitivo de la Fiscalía.

Ante ese abuso es permitido pensar que el hecho de omitir el nombre del “testigo” busca algo más que proteger el anonimato de una fuente: la Fiscalía y Semana quieren impedir  que la defensa del Coronel Plazas, y la prensa en general, hagan verificaciones al respecto. Todos los actores y testigos del caso del palacio de justicia  están repertoriados y se sabe más o menos bien qué hicieron y qué les ocurrió durante ese asalto del M-19.  Semana y la Fiscalía saben que el nombre del supuesto “testigo” debe aparecer en las numerosas investigaciones judiciales, libros, ensayos, folletos, artículos, salvamentos de voto y sentencias que constituyen  el corpus global de ese enorme expediente. Luego no será difícil ubicar a ese pretendido “testigo” y confrontar lo que dice hoy con la verdad judicial y con los conocimientos detallados que los periodistas tenemos del caso del palacio de justicia.

El 9 de abril de 2007, Semana publicó un número especial sobre el tema del Palacio de Justicia. En un artículo de seis páginas totalmente contra los defensores del palacio, abundaban las mentiras. Semana destacó que había un “nuevo testigo” contra el Coronel Plazas. Ese “testigo” era el ex policía Ricardo Gámez Mazuera, quien  resultó ser un bribón que nunca testimonió ante la justicia y en lugar de eso huyó del país. Luego de prestarse a esa farsa, llegó a Brasil y de ahí salió hacia Alemania y Bélgica. ¿Quién pagó esos viajes? Nadie sabe. En todo caso, tres meses después, cuando ordenaron la captura de Plazas, la defensa de éste constató que la resolución de la Fiscal Buitrago seguía casi al pie de la letra la trinca de mentiras que había lanzado Semana. Otros fiscales rechazaron como prueba en su momento la payasada de Gámez. Ante tales antecedentes, todo conocedor del caso del palacio de justicia desconfía de las “informaciones” que lanza esa revista.

Por otra parte, Semana tampoco intentó esta vez recoger la opinión del interesado, el Coronel Plazas. Según mis informaciones, esa revista se limitó a llamar por teléfono al doctor Granados, abogado del oficial. No lo llamó para discutir realmente sobre ese punto, ni para confrontar con él la supuesta nueva información. Lo llamó para cumplir mecánicamente un requisito para no ser acusada de parcialidad.

La aparición súbita de un nuevo “testigo” sin nombre, que acude a esa revista para lanzar acusaciones sin respaldo contra un Coronel retirado del Ejército de Colombia  que estuvo detenido injustamente durante más de ocho años en una prisión militar –injustamente repito, pues él era inocente, como lo confirmó la CSJ–, recuerda las audacias inauditas utilizadas durante la instrucción del proceso en donde los testigos de cargo eran todos falsos y donde la fiscal llegó a inventar un testigo que nunca compareció a su despacho, ni a diligencia judicial alguna (el caso Villamizar-Villareal), y que no estuvo jamás en Bogotá durante las operaciones en defensa del palacio de justicia. A esos extremos llegó la fiscal Ángela María Buitrago, quien fue, poco después de la primera condena del Coronel Plazas, retirada del servicio por el mismo Fiscal General encargado de la época.

Según Semana, el “testigo” anónimo decidió exponer ante la fiscal cuarta delegada ante la Corte Suprema de Justicia, Jenny Claudia Almeida, los “recuerdos que ahora [le] salen a flote”,  cuando supo que el ex Fiscal General, Eduardo Montealegre, al final de su calamitoso paso por esa oficina, abrió una “investigación” para establecer “quiénes fueron responsables de las torturas a civiles que se produjeron tras la recuperación del Palacio de Justicia.”

¿Por qué el apremio de Semana en ver de nuevo al Coronel Plazas involucrado en otro pleito? ¿Quién mueve los hilos de esta nueva intriga? El Coronel Plazas irrita considerablemente a algunos. El no solo logró batallar con éxito y recuperar su libertad sino que durante su detención, gracias a su trabajo intelectual y a su perseverancia como analista, pudo desmontar y exponer a la luz pública, en cinco libros, las técnicas de falsificación y los diabólicos mecanismos montados contra él por una fiscal de la época.

Al hacer eso, el Coronel Plazas le prestó un gran servicio a la ciudadanía. Esta verá con menos credulidad el trabajo de ciertos operadores de justicia que, por pasión política, manchan el poder judicial colombiano. Estoy seguro de que Néstor Humberto Martínez, el nuevo Fiscal General, será mucho más prudente y virtuoso que sus antecesores, ante esta nueva maniobra mediática-judicial.

Trump, ¿un montaje de los demócratas?

Por Ricardo Angoso, 15 Agosto 2016 22:08

Trump hará “exámenes exhaustivos” a los inmigrantes si es presidente

El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, durante un mitin en Ohio. REUTERS

“En la Guerra Fría teníamos un examen ideológico. Ya venció el plazo para desarrollar un nuevo examen para las amenazas que enfrentamos hoy. o lo llamo examen exhaustivo”, aseguró durante un mitin en Ohio.

El candidato republicano Donald Trump se comprometió este lunes a imponer “un examen exhaustivo” a los inmigrantes si gana en noviembre las elecciones en Estados Unidos, y dijo que “destruirá” al grupo Estado Islámico y a su “ideología de muerte”.

“Sólo deberíamos admitir en este país a aquellos que comparten nuestros valores y respetan a nuestra gente”, dijo Trump durante un discurso. “En la Guerra Fría teníamos un examen ideológico. Ya venció el plazo para desarrollar un nuevo examen para las amenazas que enfrentamos hoy. Yo lo llamo examen exhaustivo”, aseguró durante un mitien en la Universidad Estatal de Youngstown, en el estado de Ohio.

“Hemos creado huecos que permiten que el terrorismo para crecer y prosperar”, continuó Trump, que achacó a la política de Barack Obama y Hillary Clinton el crecimiento del Estado Islámico.

El magnate también sostuvo que trabajará estrechamente con aliados de la OTAN para derrotar al Estado Islámico en caso de ganar las elecciones de noviembre, revirtiendo sus amenazas de que Estados Unidps podría no cumplir con sus obligaciones del Tratado con los aliados. “Vamos a trabajar estrechamente con la OTAN en esta misión en contra del Estado Islámico”, dijo Trump.

Grecia, una pesadilla política y modelo social de Podemos

Por Ricardo Angoso, 11 Agosto 2016 21:41

Tsipras ahoga a los griegos en un mar de impuestos y sanciones

El Gobierno de Grecia, en manos de la extrema izquierda de Syriza, asfixia al contribuyente.

Alexis Tsipras | EFE

Mientras la Hacienda helena multiplica sus esfuerzos para combatir el fraude con nuevos instrumentos disuasorios y más controles, la recaudación renquea no solo por la tópica avidez de los griegos a la hora de defraudar al Estado sino por la imposibilidad de muchos de afrontar su factura impositiva.

La última iniciativa del Gobierno de Alexis Tsipras para combatir el fraude, que se registra desde tiempos inmemoriales, en el sector de la restauración y el turismo ha sido publicar un decreto que contempla el cierre durante 48 horas de toda empresa que no emita facturas, informa Efe. Además, ha anunciado que los inspectores de Hacienda efectuarán nada menos que 30.000 controles en destinos turísticos griegos, y ha recordado a los consumidores que “no están obligados a pagar si no reciben una factura legal”.

El Gobierno ha decidido enfocar sus controles en las islas del mar Egeo, las que más ingresan por turismo, pero también las que más han visto incrementarse la presión fiscal, tras quedar abolida la tarifa insular, lo que se ha traducido en unaumento del impuesto sobre el valor añadido (IVA) del 13% al 24% que rige en todo el país.

Una de las primeras empresas que ha tenido que cerrar sus puertas durante 48 horas por no dar los ticket correspondientes ha sido precisamente una firma en la isla de Santorini, foco del turismo caro en el mar Egeo. Los inspectores constataron que la empresa en cuestión, propietaria de un restaurante, un bar y una tienda de ropa de lujo no había emitido 57 facturas en un día.

“Pero el turismo en las Cícladas no lo componen solo los clubes de noche o los hoteles de lujo. Hay también tiendas que con el trabajo de los cuatro meses del periodo turístico deben vivir todo el año”, lamenta a Efe María, directora de un pequeño hotel de Santorini, que reconoce abiertamente que si estos pequeños comercios actuaran como lo exige la ley, no podrían sobrevivir.

El propietario de una tienda de ropa en Paros, otra de las islas de las Cícladas afectadas por el fuerte aumento del IVA, sostiene que si trasladara el incremento a sus clientes, nadie compraría. “La evasión fiscal para mí no es una opción, es una condición necesaria para poder sobrevivir”, asegura este comerciante.

Al aumento del IVA se añaden otros incrementos, como el del impuesto sobre la renta para las empresas, que ha subido del 26% al 29%. A ello se suma el continuo aumento del pago de impuestos por adelantado que tienen que hacer empresas y autónomos: del 55% al 75% este año; y al 100% a partir de 2017.

Los cambios constantes de las leyes tributarias hacen imposible una planificación y abocan a muchos a no disponer de las reservas necesarias cuando llega el momento de pagar. Según un estudio sobre la evolución de la presión fiscal de autónomos y propietarios de pymes en los últimos cincuenta años, el impuesto sobre la renta para estos dos colectivos casi se duplicó tan solo entre 2010 y 2013.

La situación ha empeorado aún más desde este año, cuando entraron en vigor las medidas fiscales previstas por el segundo plan de rescate de Grecia, que incluían un incremento abrupto de los impuestos, la introducción de nuevas tasas y la eliminación de la exoneración fiscal para los primeros 9.500 euros anuales.

Desde entonces, las deudas morosas con la Hacienda se incrementan a un ritmo mensual de entre 1.000 y 1.200 millones de euros y en junio ya rozaban los 90.000 millones de euros, casi la mitad del PIB. Un autónomo con una base imponible de 20.000 euros anuales debe pagar este año un impuesto sobre la renta del 38,5%; un pequeño comerciante incluso el 49,5%.

Alexis Tsipras llegó en enero de 2015 al poder con la promesa de instaurar un sistema impositivo razonable y luchar contra la evasión fiscal. En los primeros meses de su Gobierno la recaudación de los impuestos mejoró gracias a la esperanza que suscitó esta promesa. Además, ofreció a los deudores la posibilidad de devolver sus deudas a Hacienda en cien plazos, con cuotas razonables, posibilidad a la que recurrieron centenares de miles de deudores, el 90% de los cuales tenían deudas menores a 5.000 euros.

Sin embargo, el buen ritmo de recaudación no duró mucho. La imposición del control de capitales (corralito bancario) y nuevos aumentos de la presión fiscal decretados, tras la firma del tercer rescate, han hecho que las deudas de los contribuyentes vuelvan a aumentar exponencialmente.

Nicaragua, rumbo al fracaso seguro

Por Ricardo Angoso, 10 Agosto 2016 18:58

Tras los pasos de Cuba y Venezuela, Nicaragua con destino al fracaso

En junio de 1979, las fuerzas del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) comenzaron la llamada “ofensiva final”. En su avance hacia la capital fueron liberando las ciudades de Estelí, Matagalpa, Chinandega y León. Cuando al fin el día 19 de julio entraron a Managua, ya Anastasio Somoza había abandonado el país al igual que Francisco Urcuyo, presidente del Congreso Nacional. Una dinastía que había durado 45 años se derrumbaba y comenzaba, con la instauración de una Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional, lo que se conocería como la etapa de la Revolución Sandinista.

Cuba, la eterna Edad Media

Por Ricardo Angoso, 5 Agosto 2016 18:27

Período Especial: el regreso del medioevo cubano

Hebe Bonafini, delincuente, etarra y corrupta

Por Ricardo Angoso, 5 Agosto 2016 1:20

Orden de captura para la jefa de las Madres de Plaza de Mayo por corrupción

La dirigente social Hebe Pastor, de 87 años, afrontó este jueves una orden judicial de captura por no haber concurrido a un juzgado a declarar como imputada por supuesta corrupción

Hebe Pastor.

MARTÍN MENDI Buenos AiresLa dirigente social Hebe Pastor viuda de Bonafini, de 87 años y titular de la célebre ong argentina Madres de Plaza de Mayo, afrontaba este jueves una orden judicial de captura por no haber concurrido a un juzgado a declarar como imputada de supuesta corrupción.

El juez Marcelo Martínez De Giorgi declaró su “rebeldía” porque faltó por segunda vez a la cita. Y dispuso allanar la sede de las Madres para detenerla. Pero la dirigente se escapó y desafió al juez sugiriendo que “se meta la orden en el orto [culo]”.

Luego concurrió Bonafini a la plaza de Mayo –frente a la Casa Rosada- y en medio de una manifestación ha bramado: “Si me quieren llevar presa, que me lleven. Aquí estamos. No les tenemos miedo a estos (jueces) hijos de mil putas”.

La dirigente Bonafini se encuentra imputada en una causa penal en que De Giorgi investiga si hubo corrupción en el plan de construcción de viviendas sociales “Sueños Compartidos”. Los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández (2003-2015) le entregaron millones de pesos del erario público a Bonafini para ese programa.

Pero las viviendas, del tipo pre fabricadas, nunca llegaron a completarse. Y se calcula que el fracaso del plan provocó la ‘evaporación’ del equivalente a 6,5 millones de dólares de subsidios públicos. En la causa hay otros 44 imputados.

Al declarar como testigo, tiempo atrás, Bonafini acusó del supuesto pufo a los dos hermanos que ella había colocado al frente del plan “Sueños Compartidos”, Sergio y Pablo Shocklender. En los años ochenta, los hermanos habían purgado condenas por el parricidio a golpes de su madre y padre, un matrimonio millonario que amasó su fortuna supuestamente traficando armas con la dictadura.

“Los Shockender se afanaron [robaron] todo” había acusado Bonafini. Y disparó que “las riquezas las tienen ellos, se pasean con autos, motos, yates, aviones y poseen casas en barrios cerrados”. Solamente Sergio, según la prensa, compró 17 terrenos, un Ferrari 430, dos aviones y un yate.

SORPRESA

La orden de captura de Bonafini sorprendía a muchos argentinos pues las Madres de Plaza de Mayo simbolizaron la resistencia democrática a la dictadura militar (1976-1983), que secuestró y asesinó a sus hijos, los llamados “desaparecidos”.

En concreto, ella perdió a dos hijos, Jorge Omar y Raúl Alfredo, que militaban en partidos de izquierdas durante los años ’70 y cayeron en la llamada “guerra sucia” con que los militares azotaron a la sociedad argentina.

Aunque también profesaba ideas de izquierda, con los años Bonafini se ha convertido en una furibunda kirchnerista. “Cristina Kirchner es nuestra líder y nuestra única Presidenta” ha proclamado este jueves en la plaza de Mayo rodeada de seguidores de los Kirchner.

Por su estilo mandón e intolerante, muchas mujeres se alejaron de la organización y las Madres de Plaza de Mayo se dividieron en tres ramas. Las disidentes son las llamadas Línea Fundadora y La Plata. Bonafini consiguió quedarse con el sello “asociación” y mantiene a un puñado de mujeres octogenarias que le obedecen.

Admiradora de Fidel Castro y Hugo Chávez, en los últimos años pronunció controvertdas declaraciones públicas. Por ejemplo, celebró el ataque terrorista en 2001 a las Torres Gemelas, en Nueva York. “Sentí alegría. No voy a ser hipócrita, no me dolió para nada”, confesó.

También apoyó la violencia política y el terrorismo, desde al Comandante Marcos hasta las FARC colombianas, pasando por los presos de ETA. Por esas declaracioenes, varios ayuntamientos de España –de Canarias y Asturias- quitaron los subsidios que transferían a la asociación.

Venezuela, una narcodictadura sin esperanza de cambio

Por Ricardo Angoso, 3 Agosto 2016 20:02

Maduro nombra ministro a general acusado de narcotráfico por EEUU

Guatemala: memoria de un crimen de Estado

Por Ricardo Angoso, 1 Agosto 2016 16:29

El asesinato de Byron Lima en Guatemala: ¿un “crimen de Estado”?

“InSight Crime” publicó ayer la segunda parte de su investigación sobre el asesinato contra Byron Lima Oliva, la cual se presenta a continuación.

El militar fungió como guardaespaldas del ahora alcalde capitalino Álvaro Arzú.

El 18 de julio, el día en que el excapitán del Ejército Byron Lima —quien era conocido como el “rey” del sistema carcelario de Guatemala— fue asesinado en una aparente querella con otro poderoso interno, su hermano menor, Luis Lima, publicó un video en su página de Facebook.
“Este no es un motín normal de un pleito de poder dentro de un penal, como están diciendo algunos medios de comunicación o como será la hipótesis del gobierno actual; este es un crimen de Estado”.

Esta acusación era más que una metáfora de la forma como se produjo el asesinato de Lima: dentro de la prisión de Pavón, por un arma de fuego de alto calibre con cinco disparos en la cara; otras 12 personas murieron además de Lima, y 10 resultaron heridas, algunas de ellas al estallar una granada.

Byron Lima era más grande que el sistema penitenciario que alguna vez llegó a controlar, y su asesinato parece haberse debido a algo más que a una disputa por venta de drogas, como lo pregonaron algunas autoridades en los días siguientes a su llamativo
asesinato.

Secretos de Estado

En pocas palabras, Lima guardaba secretos de Estado. Estos secretos están relacionados en parte con el caso por el que fue encarcelado: el asesinato, en 1998, del obispo Juan Gerardi, quien junto con sus compañeros de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala, había acabado de publicar un documento titulado Nunca más, un compendio de las violaciones cometidas durante los 36 años de guerra civil —en su mayoría por parte del Ejército del cual Lima, su padre y su abuelo eran miembros honorarios—.

La pregunta que surgió después del asesinato de Gerardi no fue quién lo hizo (las sospechas recayeron inmediatamente sobre el Ejército del país y su tan cacareado aparato de inteligencia) sino qué tan alto había llegado la conspiración al interior del Gobierno.

Cuando Lima, su padre, el coronel (r) Byron Lima Estrada, el sargento mayor Óscar Villanueva y un sacerdote que vivía con Gerardi fueron detenidos y condenados por el asesinato, pocas personas quedaron satisfechas con el veredicto. Muchos guatemaltecos dijeron que habían sido chivos expiatorios por lo que todo el mundo llamó un “crimen de Estado”.

¿Pero ellos fueron chivos expiatorios para que los verdaderos autores intelectuales de los servicios de inteligencia del Ejército pudieran quedar libres? ¿O fueron convertidos en chivos expiatorios para satisfacer a la comunidad internacional —especialmente a las organizaciones no gubernamentales y de derechos humanos— que insistía en que alguien debía pagar por las atrocidades cometidas durante la guerra?

Por su parte, Lima jugó en ambos lados. Por un lado, se quejaba de los grupos de derechos humanos.

“Nosotros ganamos la guerra militarmente”, le dijo en 2001 a la periodista guatemalteca Claudia Méndez Arriaza, que trabajaba para elPeriódico y actualmente es editora de ContraPoder. “Pero la perdimos políticamente”.

Por otra parte, sugirió que tenía más información, que sabía quiénes habían sido los verdaderos autores intelectuales dentro del Gobierno.

“Quiero decir que este es un problema que empieza en una punta y va a estallar debajo de un despacho”, le dijo a Méndez Arriaza en la misma entrevista. “Puede ser en el Ministerio de la Defensa o en el Estado Mayor Presidencial (EMP).

Estas declaraciones de alguien que tenía entrenamiento en inteligencia y contrainteligencia parecían ser algo más que bromas para enardecer los ánimos de quienes defendían la hipótesis de una conspiración en Guatemala. Además, le dieron a Lima un verdadero poder dentro de su nuevo mundo, el turbulento sistema penitenciario de Guatemala.

“El poder de Byron Lima se basa en su silencio”, le dijo a  InSight Crime un funcionario de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), apéndice de las Naciones Unidas en el sistema de justicia
guatemalteco.

En otras palabras, Lima aceptaría la culpa por el asesinato de Gerardi, pero lo haría a un precio.

“Yo no voy a presentar nada”, le dijo a Méndez Arriaza. “Que las cosas caigan por su peso. No me quiero involucrar en más problemas”.

Un preso con poder

La CICIG, el Ministerio Público y otros organismos han investigado cuánto poder obtuvo Lima gracias a su silencio. Por su parte, el excapitán del Ejército no solo había iniciado varios prósperos negocios dentro y fuera de la cárcel, logró chantajear narcotraficantes por millones de dólares y estaba aportando dinero a las campañas políticas, sino que además estaba nombrando a casi todos los altos funcionarios del sistema carcelario de Guatemala (tema que se ampliará en la Parte III). En este proceso llegó a hacerse rico, según dicen los investigadores, acumulando propiedades y autos de lujo, que utilizaba para visitar los clubes nocturnos de Ciudad de Guatemala.

El control que Lima tenía sobre el sistema también se debió a la amplia red de civiles y militares que estableció en las Fuerzas Especiales del Ejército y por su trabajo en el Estado Mayor Presidencial (EMP). El EMP era la red más temida del Gobierno y en la que más se confiaba.

Su jefe en el EMP fue el general Otto Pérez Molina, quien luego se retiraría, fundaría un partido político y llegaría a ser presidente. Lima mantuvo una estrecha relación con el general, así como con su familia —entrenó en el Ejército al hijo de Pérez Molina, quien más tarde llegaría a ser alcalde—.

Lima fue además parte de la unidad antisecuestro del Gobierno a finales de los noventa, y trabajó para salvar a los hijos, hijas y cuñados de la élite económica tradicional del país. Supuestamente salvó a la primera dama, Patricia de Arzú, de un conductor ebrio en 1996. Uno de sus camaradas, el mismo sargento mayor Óscar Villanueva, que más tarde fue condenado junto con él por el asesinato de Gerardi, mató de un disparo al conductor en un incidente que es tan turbio como el mismo Lima. Villanueva fue a la cárcel por el asesinato, pero los fiscales dijeron que las autoridades lo dejaron salir de la cárcel para que participara en el asesinato de Gerardi.

Byron Lima Oliva purgaba una pena de 20 años por la muerte de Monseñor Gerardi, además enfrentaba otros dos procesos.

La lealtad de Lima a los Arzú también se ha utilizado como explicación de su poder en el sistema penitenciario. El hijo de Arzú supuestamente tenía una relación con un sacerdote que vivía en la parroquia con Gerardi, y al parecer estaba en la parroquia cuando el obispo fue asesinado en 1998. Ese sacerdote fue a la cárcel por el crimen. Lima guardó silencio.

“Yo se lo he preguntado mil veces”, le dijo Luis Lima a InSight Crime refiriéndose a la historia de Arzú. “Porque como esa hipótesis la mencionan tanto, pues ya entra uno en duda. ¿Será que este realmente está tapando al hijo? Pero él me dice: ‘yo no voy a sacrificar mi vida por tapar a alguien’”.

Por su parte, Luis Lima confiaba en que el Gobierno reabriría el caso Gerardi. Le dijo a InSight Crime que, habían encontrado a uno de los testigos que habían estado buscando por mucho tiempo, alguien que tenía conexiones con quienes según él eran los verdaderos autores del crimen, los Valle del Sol, un violento grupo criminal que se dedicaba a robar de todo, desde autos hasta reliquias religiosas, para luego vender estos objetos en el mercado negro.

En sus declaraciones el día en que su hermano fue asesinado, Lima se refirió al caso Gerardi, diciendo que el FBI tenía un “testigo protegido” en Estados Unidos.

Esta era la primera parte de su teoría de un “crimen de Estado”: el “Estado” no quería que el caso se reabriera porque ello mostraría que Lima era un chivo expiatorio, y abriría la posibilidad de enjuiciar a otras personas.

La ironía, por supuesto, es que Lima no pensaba en los miembros del Ejército o el EMP que pudieron haber sido los verdaderos autores intelectuales del crimen. Pensaba en los defensores de los derechos humanos, las ONG y los exguerrilleros que según él han buscado venganza por haber perdido la guerra, enjuiciando a militares como su hermano y su padre.

“A la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado no le iba a gustar”, le dijo a Prensa Libre. “Esa ha sido su bandera insignia”.

Otros fueron mucho más allá de Luis Lima, publicando en las redes sociales fotos de los defensores de derechos humanos y de exfuncionarios del Gobierno que según ellos forjaron la imagen del “héroe” Byron Lima y fueron responsables de su muerte.

¿Demasiado poder para sí mismo?

Sin embargo, con su segundo comentario Luis Lima añadió aún más intriga a la teoría de “crimen de Estado”.

“Y el otro tema que se nos informó por fuentes del mismo Ejecutivo es que se estaba gestando un plan para eliminar a Byron, para poder así llevar a cabo una reforma penitenciaria”, dijo en su cuenta de Facebook.

Luis Lima agregó que le había traído a su hermano un chaleco antibalas días antes de su asesinato, pero que quienes mataron a su hermano no eran “criminales comunes”.

“Una operación de esas no la hace cualquier delincuente”, le dijo a Prensa Libre. “(Alguien) con logística, con permisos para ingresar armas, granadas, porque las armas y las pistolas no entran caminando con pies”.

Estas acusaciones se presentaron en un momento oportuno. Hay una gran cantidad de dinero para la construcción de cárceles, y la reforma penitenciaria ya está avanzando. Está financiada y dirigida, sin embargo, por el Gobierno de Estados Unidos, específicamente por la oficina de Lucha Antinarcóticos a nivel Internacional (INL por sus iniciales en inglés), del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Lima no cree que la INL haya matado a su hermano. Él cree que el plan provino del Ministerio del Interior, que administra las prisiones en Guatemala y es el que más beneficios económicos obtendría de las reformas y las construcciones, especialmente con la afluencia de fondos de la “Alianza para la Prosperidad” —nombre dado a un paquete de ayuda de Estados Unidos para Centroamérica, que asciende a US$750 millones—.

La acusación parece fantasiosa, y linda con el delirio. Pero Luis Lima está convencido, y hay algo de verdad en lo que él dice sobre las armas al interior del sistema penitenciario.

Además, en los días que siguieron al asesinato se publicó un video. Lima le dijo a InSight Crimeque obtuvo el video de un preso que entró a la escena del crimen poco después del asesinato de su hermano. El video muestra a varias personas, una de las cuales al parecer es Lima, muertas y con sangre alrededor de sus cuerpos. Están completamente vestidas.

Más tarde, las fotos que le fueron proporcionadas a InSight Crime mostraban a varias de las víctimas vestidas con menos ropa.

“Esto fue un tema más planificado que una simple riña entre grupos criminales en Pavón”, escribió en su cuenta de Facebook el día en que murió su hermano, con sus ojos rojos por la tristeza, la rabia, o ambas cosas.

STEVEN DUDLEY INSIGHT CRIME

Venezuela, una realidad caribeña entre Cuba y Albania

Por Ricardo Angoso, 1 Agosto 2016 16:21

Maduro impone un régimen de trabajos forzosos a los venezolanos

El régimen bolivariano obliga a la población a trabajar en el campo en contra de su voluntad.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro | EFE

El régimen bolivariano de Venezuela ha ordenado a las empresas, tanto públicas como privadas, que pongan a disposición del Estado a sus empleados para trabajar en el campo durante un plazo inicial de 60 días, prorrogable por otros 60, con el fin de paliar la grave crisis humanitaria que sufre el país desde hace meses debido a la escasez generalizada de productos y alimentos básicos.

Según el decreto publicado la semana pasada, el Gobierno asumirá el pago del salario base, mientras que las empresas asumirán el coste de las cotizaciones sociales. El régimen exige que los empleados reclutados tengan las “condiciones físicas y técnicas” para ejercer las funciones requeridas.

Esta norma nace al amparo del decreto de Estado de Excepción y de Emergencia Económica que aprobó el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, para tratar de afrontar la profunda crisis económica del país, pero que no ha servido ni servirá de nada, ya que parte de una diagnóstico erróneo, tal y como explica el economista Juan Ramón Rallo.